Limpieza del Aerógrafo

Limpieza y Mantenimiento Aerógrafo

Limpieza y Mantenimiento Aerógrafo

Limpieza y Mantenimiento del Aerógrafo

  • Anotaciones previas:

Esta es la tarea más importante de cara al correcto funcionamiento de cualquier aerógrafo. Ten presente que el aerógrafo es una herramienta muy delicada, está compuesto por piezas muy pequeñas que van con roscas diminutas. Solo el encaje perfecto de todas sus piezas te garantizará el correcto presurizado interno y su flujo de aire. Su manipulación ha de ser siempre cuidadosa. Recomendamos tener un lugar adecuado para su manipulación y en caso de desmontaje hacerlo encima de una cubeta o un trapo para evitar que cualquier pieza que se nos caiga se pueda perder.

Antes de desmontar un aerógrafo deberíamos de tener su despiece en papel, sobre todo si somos primerizos en la aerografía, para saber luego como montarlo de nuevo.

  • Limpieza del aerógrafo:

 

  • El aerógrafo se tiene que limpiar después de cada uso, inmediatamente, como más tardes más seca y dura estará la pintura. Se vierte líquido limpiador en la cubeta /depósito de pintura (tienes limpiadores especiales para base agua y limpiadores especiales para base disolvente) y pulveriza en un lugar en sucio, sería ideal que tuvieras una estación de limpieza en donde pulverizar los desechos, porqué ella misma tiene un filtro que purifica sus vapores. Pulveriza hasta que veas que el líquido sale limpio, transparente. Acto seguido coge unos cepillos de limpieza y limpia la parte interior de la cubeta, vuelve a poner líquido limpiador y haz el pulverizado de limpieza final.

 

  • Limpieza en profundidad, cada cierto tiempo es bueno que desmontes tu aerógrafo al completo y dejes las piezas sumergidas 1 día en líquido limpiador (para que los restos de pintura se ablanden), luego una por una limpias todas las piezas y las secas bien (seguramente verás restos de pintura reseca que has de eliminar). Has de coger el cuerpo del aerógrafo (ahora vacío, pues hemos sacado la aguja y todas sus piezas internas) y con unas baquetas de limpieza frotamos bien por dentro.

 

Este proceso lo puedes llevar a cabo siempre que notes alguna disfuncionalidad en tu aerógrafo, añadiendo una reseña, revisa cada pieza mientras la estés limpiando para ver si tiene alguna grieta o torcedura.

 

  • Advertencias importantes:

 

  • Nunca manipules la válvula de aire (una vez desmontada es muy complicado montar)
  • Al volver a montar el aerógrafo ten cuidado de que todas las piezas están bien apretadas pero sin exceso de fuerza (podrías romperlas), una pieza deficientemente roscada hará que el aerógrafo no presurice.
  • Cuando insertes la aguja de nuevo hazlo hasta el tope que te permite la obertura del obturador,  no fuerces hacia adelante ni la dejes demasiado para atrás. Un exceso de fuerza hará que el obturador se agriete (a veces es imperceptible a la vista) y no pulverice correctamente.